Al autorizar el Misoprostol, la CRES le da otro golpe al Procurador

el .

En una reunión de ayer, la Comisión de Regulación en Salud (CRES), decidió incluir el misoprostol en el POS. Con esta decisión, que permite que las mujeres que lo requieran tengan acceso al medicamento, Alejandro Ordóñez pierde otra batalla en su guerra contra el aborto.

El misoprostol es una pastilla abortiva que se utiliza para interrumpir el embarazo hasta el tercer mes. Evitar su inclusión en el Plan Obligatorio de Salud para ser utilizada en los tres casos permitidos por la Corte Constitucional era una de las luchas claves en la cruzada de Ordóñez contra el aborto. Mientras estuviera fuera del POS, solo las mujeres que tuvieran el dinero para conseguirlo libremente podían acceder al medicamento.

Con la inclusión del misoprostol en el POS, Alejandro Ordóñez pierde otra batalla en su cruzada contra el aborto.

Foto: Juan Pablo Pino

La ex ministra de salud Beatriz Londoño dejó sentadas las bases para aprobar el misoprostol y dejó listo el decreto para acabar con la CRES.

Foto: Juan Pablo Pino

El ministro de Salud Alejandro Gaviria es el encargado de liderar la reforma a la salud. 

Como contó La Silla Vacía en abril de 2011 , esa pelea incluyó un concepto de la procuradora delegada Maria Eugenia Carreño en el que manipuló un documento de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre los beneficios y posibles efectos negativos del uso del Misoprosol, la guía técnica para abortos sin riesgos de la OMS y un concepto del Invima de 2007 que autoriza al Misoprostol para el aborto.

Todo ello para conminar al Ministerio de Protección Social a no incluir el medicamento en el POS con el argumento de que “más que procurar la salud, el mismo destruye la vida humana en gestación y puede tener graves efectos sobre la salud y la vida de la mujer a quien se suministra”.

El concepto surtió su efecto. Durante todo el 2011 y en lo que va del 2012, la CRES tuvo sobre la mesa la duda de incluir o no el Misoprostol en el POS. Ya había surtido los pasos previos necesarios, pues había terminado el estudio técnico a fines de 2010 y había hecho las consultas públicas a principios de 2011. Pero con la Procuraduría y su enorme poder encima, sencillamente no tomó ninguna decisión, alegando la existencia de “un gran debate”.

Según el comisionado vocero, Ramiro Vergara, la CRES entendió la sentencia de tutela contra Ordóñez y la rectificación de éste como una luz verde. “Entendemos que esa decisión levanta la suspensión sobre el proceso y por eso procedimos a continuar con el mismo,” le dijo a La Silla Vacía.

Con esa decisión de la CRES, se abre la puerta para que las mujeres puedan abortar de forma más segura y cómoda, en los tres casos en que es legal hacerlo. El aborto con medicamentos es menos traumático e invasivo que el aborto mediante aspiración manual, y además es más económico para el sistema. Como las complicaciones producto de los abortos ilegales y mal hechos tienen que ser asumidas por el sistema de salud, la decisión de la CRES también le ahorrará recursos al sistema.

Lo único que falta es que la CRES publique el Acuerdo en el que se incluye la decisión y las indicaciones de uso del Misoprostol, aunque ya se sabe que exigirá que solo se venda con fórmula médica.

El trasfondo en la salud

Aunque la CRES está estudiando varias tecnologías en salud para ser incluidas en el POS (incluyendo otros medicamentos como aripiprazol, davigatran y rivaroxaban), en la reunión de ayer solo le dio vía libre al Misoprostol.

La CRES, como contó La Silla Vacía, es una de las entidades cuestionadas y que está en riesgo de desaparecer con la reforma a la salud que tienen en mente el gobierno. En ella se sientan dos delegados del Ministerio con cinco expertos (aunque en este momento solo hay cuatro comisionados) que fueron postulados por actores del sector, como las asociaciones de usuarios o las de profesionales de la salud.

Eso, para varios conocedores, quiere decir que las decisiones sobre qué incluir en el POS quedan en manos de sectores interesados, y eso ha llevado a que el presidente Juan Manuel Santos haya anunciado la desaparición de la CRES.

De hecho, la anterior ministra de Salud, Beatriz Londoño, dejó listo el decreto para eliminar la CRES, lo que ha creado una importante presión sobre los comisionados para mostrar su efectividad y su alineación con las políticas del Ministerio.

La inclusión del Misoprostol es muestra de ello. La Silla Vacía supo que los técnicos del Ministerio propusieron la inclusión del Misoprostol en el POS y no la de otros medicamentos, recomendación que parece haber sido tenida en cuenta por la CRES.

El nuevo ministro Alejandro Gaviria parece decidido a darle el impulso que le hacía falta a una verdadera reforma a la salud que le apueste a la protección de la salud como derecho fundamental.

Aunque el martes promovió el hundimiento del acto legislativo que hablaba de la salud como un derecho fundamental, La Silla supo que lo hizo no porque se opusiera a esta definición de la salud sino porque se oponía a que esta norma eliminara el rol que hoy juegan las EPS. El Gobierno quiere mantener el sistema de aseguramiento pero dice que va a ser mucho más estricto con ellas para que cumplan con su deber. Aunque no es claro todavía cómo lo hará.

La Silla también confirmó que el gobierno sí va a promover la aprobación de una ley estatutaria en salud, contrario a lo que salió en los medios. Pero lo que aún no se ha definido es si va a presentar un proyecto propio al Congreso o si va a presentar modificaciones a los proyectos que ya existen y son de origen parlamentario.

En ese ambiente de dudas y ad portas de reformas importantes, la CRES tomó una decisión que la pone definitivamente en la orilla del gobierno y lejos de Ordóñez. Habrá que ver si con esta y otras determinaciones logra que Gaviria no firme el decreto de eliminación que dejó listo Londoño.

Tomado de: lasillavacia.com

Copyright © 2020 Corporación Femm. Todos los derechos reservados.
Queda prohibida la reproducción total o parcial de este website y/o de sus contenidos sin el permiso expreso o escrito de Corporación Femm.